Eric Hernández

Psicoanalista

Datos de contacto:

(Llamadas telefónicas, SMS y Whatsapp)

Citas: Previa llamada telefónica o mensaje.

E-mail: Eric.hernandez@lalia.mx

Sesiones: Lunes a Sábado

Acerca de mi

  • Licenciado en Psicología por la Universidad de las Américas con especialización en Psicología Clínica
  • Maestro en Psicología por la Universidad Nacional Autónoma de México con Residencia en Psicoterapia Psicoanalítica con Adolescentes;
  • Conferencista en temas de psicología en
    • Universidad del Valle de México,
    • Universidad de las Américas,
    • Universidad Insurgentes,
    • Universidad Nacional Autónoma de México,
    • International Congress of clinical and health psychology on childen and adolescent, Barcelona España,
  • Miembro fundador del Círculo de Lectura Psicoanalítico Lalia.
  • Tallerista: Interpretación de los Sueños, Técnicas de la Entrevista, Comunicación, Relaciones de Pareja y Comunicación, Sexualidad y Grupo Terapéutico a través de las emociones; Las letras chiquitas del dinero; Introducción al psicoanálisis;
  • Psicoterapeuta en:
    • Asilo Primavera,
    • Hospital Psiquiátrico Juan N. Navarro,
    • Centro Comunitario San Lorenzo y;
    • Casa Psi.
  • Docente:
    • Universidad YMCA
  • Supervisor de casos

Ubicación

Acerca del proceso

Las temáticas por las que llega cada persona a sesión son tan bastas como el proceso y la cura que atravesarán: puede ser que alguien llegue a razón de una perdida, una ruptura, una frustración, un anhelo, una dificultad, la suma de todas las anteriores o cualquier otra cosa a la que atañe la vida del paciente. Las sesiones son una vez por semana y un espacio de una hora con modalidad variable. Lo más importante es que el paciente inicie la experiencia de acudir con alguien que lo escuchará para tomar la decisión de comenzar una terapia del alma.


El psicoanálisis le permite abrir puertas a su verdad, a su no saber, a su dolor, su soledad y a su amor... Revisar ideales, aclararse malentendidos, ver su lugar en el otro. Revisar condiciones de su felicidad singular. Dejar atrás fantasmas y lograr cambios de posición.... Escucharse sus deseos y dificultades: Una travesía para ser, ver, hablar, habitarse y habitar este mundo.




No estás poseído por nada ajeno; es una parte de tu propia vida anímica la que se ha sustraído de tu conocimiento y del imperio de tu voluntad. Por eso tu defensa es tan endeble; luchas con una parte de tu fuerza contra la otra parte, no puedes reunir tu fuerza íntegra como si combatieras a un enemigo externo. Y la que de ese modo ha entrado en oposición contigo y se ha vuelto independiente de ti ni siquiera es la peor parte o la menos importante de tus fuerzas anímicas. Me veo obligado a decir que la culpa reside en ti mismo. Has sobrestimado tu poder al creer que podrías hacer lo que quisieras con tus pulsiones anímicas y no te hacía falta tener miramiento alguno por sus propósitos. Entonces ellas se han sublevado y han emprendido sus propios, oscuros, caminos a fin de sustraerse de la sofocación, se han hecho justicia de una manera que a ti ya no puede parecerte justa. Y no te has enterado del modo en que lo consiguieron ni de los caminos que transitaron; sólo ha llegado a tu conocimiento el resultado de ese trabajo, el síntoma, que sientes como un padecimiento. No lo disciernes, entonces, como un retoño de tus propias pulsiones removidas, y no sabes que es su satisfacción sustitutiva.


Ahora bien, sólo una circunstancia posibilita todo el proceso, a saber, que te encuentras en el error también en otro punto digno de consideración. Confías en estar enterado de todo lo importante que ocurre en tu alma porque tu conciencia te lo anuncia luego. Y cuando de algo no has tenido noticia en tu alma, supones tranquilamente que no está contenido en ella. Y aun llegas tan lejos que consideras "anímico" idéntico a "consciente", es decir, a lo que te es notorio, pese a las evidentísimas pruebas de que en tu vida anímica tiene que ocurrir de continuo algo más que lo que pueda devenirle notorio a tu conciencia. ¡Deja que se te instruya sobre este punto! Lo anímico en ti no coincide con lo consciente para ti; que algo ocurra en tu alma y que además te enteres de ello no son dos cosas idénticas. De ordinario, lo admito, el servicio que trasmite noticias a tu conciencia basta para tus necesidades. Puedes mecerte en la ilusión de que te enteras de todo lo más importante. Pero en muchos casos, por ejemplo en el de un conflicto pulsional como el mencionado, ese servicio noticioso falla y tu voluntad no llega más lejos que tu saber. Ahora bien, en todos los casos esas noticias de tu conciencia son incompletas y a menudo sospechosas; también sucede hartas veces que sólo llegas a conocer los acontecimientos cuando ya se consumaron y no los puedes cambiar. Aunque no estés enfermo, ¿quién podría abarcar todo lo que se mueve en tu alma y de lo cual no te enteras o recibes información falsa? Te comportas como un déspota absoluto que se conformara con las informaciones que le brindan sus consejeros áulicos y no descendiera basta el pueblo para escuchar su voz. Entra en ti, en lo profundo de ti, y aprende primero a conocerte; luego comprenderás por qué debiste enfermar y acaso evitarás enfermarte.



Sigmund Freud