Tertulias clínicas

Cuando Freud comenzó su recorrido por la experiencia analítica, en su corazón tenía la pregunta si algún día su trabajo sería reconocido por otros más. Pero muy a pesar del reconocimiento de otros, sus preguntas, bien estaban dirigidas a quien consideraba un gran amigo y confidente de sus ideas. ¿Puede haber psicoanálisis sin otros? Si así fuera, estaríamos echando por la ventana la transferencia.

El amor, o transferencia, es el alpha y el omega de todo análisis. No hay análisis sin otro. Alguien con quien encontrar un pivote en la interlocución de nuestras vidas. Y todo dispositivo analítico requiere de la presencia de alguien más. Sea cual sea el camino que nos toque recorrer; inclusive a pesar de la oscuridad, siempre habrá más luz cuando alguien habla… y quién escuche…

De este modo, inauguramos 3 dispositivos que acompañan el trabajo en análisis: El grupo de lectura psicoanalítico, el seminario clínico y las actividades más allá del diván. Cuyo principal objetivo es representar un punto de encuentro para aquellos que han emprendido, y quieren apostar por su camino en la práctica clínica.


Dispositivos

Hacemos la apuesta para recibir a aquellos que quieran dejarse sorprender por la innumerable cantidad de dudas, angustias y vicisitudes que conlleva decirse analista y/o hacerse analizante. Cada reunión será la oportunidad para poner en marcha la interlocusión del discurso analítico con el día a día en la clínica.

No es pedirle a Freud que conteste nuestras preguntas, sino escuchar las suyas, porque la respuesta a nuestras preguntas tenemos que encontrarlas en el diván, no en los libros de psicoanálisis. Sí no, uno fracasa en su análisis, pero también en su transformación a analistas.

Ni todas las preguntas, ni todas las respuestas se encuentran en los textos, los pensamientos o la cabeza de los analistas. Diríamos que también las respuestas se hacen hasta con los pies, por ejemplo un trotamundos de lo real, lo imaginario y lo simbólico.